martes, 17 de julio de 2018

LA INCOMODIDAD DE PUTIN vs LA DOMINANCIA DE TRUMP.

El 16-07-2018 tuvo lugar un encuentro entre Donald Trump y Vladimir Putin, a propósito de Cumbre de Helsinki. 

En la primera aparición conjunta frente a las cámaras el Comportamiento No Verbal de cada uno de los mandatarios dejaron claras las diferencias de personalidad de cada uno de ellos. 

Para el análisis nos serviremos del vídeo https://www.youtube.com/watch?v=mJh8XfTtNpc, y atenderemos a la tensión que pudieron experimentar los dos presidentes, así como el dominio territorial que exhibieron.

En referencia a la tensión experimentada, Vladimir Putin fue el más tenso y su incomodidad la podemos detectar en la gran cantidad de gestos adaptadores o conductas de desplazamiento (para una revisión, pincha aquí) y en la respuesta fisiológica de tragar saliva. Es decir, da muestras claras de malestar e incomodidad (para diferentes indicadores de incomodidad, pincha aquí). Sin embargo, aunque sí aparecen adaptadores en Trump, éste se halla más cómodo en esa situación ante los medios.

Así, vemos a Putin golpeando el suelo repetidamente con la parte delantera de la planta del pie, tocándose los dedos, agarrándose al respaldo de la silla, rascándose el ojo, etc. 

Por el contrario, salvo el movimiento repetitivo de los dedos de Trump, éste mantiene mejor la compostura.


Al final del encuentro podemos observar a Putin rascándose la muñeca, por debajo del puño de la camisa. Si bien parece ser un autoadaptador, la forma de rascarse podrían interpretarse como un gesto oculto del dedo impúdico o peineta, pues la posición del dedo deja ciertas dudas en cuanto a su función como rascador. Sea como sea, lo que queda patente es la diferencia entre la tolerancia hacia esas situaciones entre los dos.



Otro aspecto es cuál de los dos muestra un comportamiento, aparentemente, más dominante
Si observamos el montaje al final del texto, se puede comprobar que tanto a la hora de tomar asiento, como a la hora del agradecimiento a la prensa, Donald Trump, tal y como pasó con el encuentro con Kim Jong Un, lleva la iniciativa. De esta forma aparece como el anfitrión, o lo que es lo mismo, como el dueño del lugar. Muy diferente al comportamiento de Putin, el cual no lleva la iniciativa en ningún momento. 

Por último, muy interesante el apretón de manos final. Éste se ha realizado sin moverse de los asientos, con los que la inclinación y la extensión del brazo nos dará información sobre la dominancia de cada uno de ellos. Sumemos también en qué mitad se halla cada una de las manos implicadas en el apretón. Como se observa, el ángulo de la extensión de Putin es mayor, lo que implica tener que desplazarse más hacia Trump. Además, la mano de Putin acaba en el territorio o mitad de Trump, dejando claro que ha sido él el que se ha acercado, que quien domina es Donald Trump. 



Al final, lo que queda claro es que Trump es más ducho en este tipo de situaciones, estando más a gusto ante las cámaras y con su estilo directivo a la hora de aparecer ante la prensa.

En el siguiente montaje se han ido señalando los indicadores mencionados en esta entrada, pudiendo apreciarlos en la dimensión temporal correspondiente.



BIBLIOGRAFÍA:


Aoki, S., & Uchida, O. (2011, March). A method for automatically generating the emotional vectors of emoticons using weblog articles. In Proc. 10th WSEAS Int. Conf. on Applied Computer and Applied Computational Science, Stevens Point, Wisconsin, USA (pp. 132-136).

Cuevas, J. L., Cook III, E. W., Richter, J. E., McCutcheon, M., & Taub, E. (1995). Spontaneous swallowing rate and emotional stateDigestive diseases and sciences40(2), 282-286.

DePaulo, B. M., Lindsay, J. J., Malone, B. E., Muhlenbruck, L., Charlton, K., & Cooper, H. (2003). Cues to deception. Psychological bulletin129(1), 74.


Eerland, A., Guadalupe, T. M., Franken, I. H. A., & Zwaan, R. A. (2012). Posture as Index for Approach-Avoidance Behavior. PLoS ONE7(2), e31291.

Ekman, P., & Friesen, W. V. (1969). The repertoire of nonverbal behavior: Categories, origins, usage, and codingSemiotica1(1), 49-98.

Ekman, P., & Friesen, W. V. (1974). Nonverbal behavior and psycho pathology. The Psychology of Depression: Contemporary Theory and Research Edited By R. J. Friedman and M. M. Katz. (Pp. 318; illustrated; price not stated.) John Wiley & Sons: London. 1974.

Fonagy, P., & Calloway, S. P. (1986). The effect of emotional arousal on spontaneous swallowing rates. Journal of psychosomatic research30(2), 183.

Hall, E. T. (1994). Proxémica. La nueva comunicación. Barcelona. Kairós. 199-299.

Hugo, F. N., Hilgert, J. B., Corso, S., Padilha, D. M. P., Bozzetti, M. C., Bandeira, D. R., ... & Gonçalves, T. R. (2008). Association of chronic stress, depression symptoms and cortisol with low saliva flow in a sample of south‐Brazilians aged 50 years and olderGerodontology25(1), 18-25.

Kostić, A., & Chadee, D. (Eds.). (2014). The Social Psychology of Nonverbal Communication. Palgrave Macmillan.

Mehrabian, A. (1969). Significance of posture and position in the communication of attitude and status relationships. Psychological Bulletin,71(5), 359.

Pecora, G., Addessi, E., Schino, G., & Bellagamba, F. (2014). Do displacement activities help preschool children to inhibit a forbidden action?.Journal of experimental child psychology126, 80-90.

Troisi, A. (2002). Displacement activities as a behavioral measure of stress in nonhuman primates and human subjects. Stress5(1), 47-54.7




Francisco Campos Maya