viernes, 15 de junio de 2018

EL DESPLAZAMIENTO DE LA TENSIÓN

Cuando vivimos una situación desagradable, o también una agradable, nuestra tendencia es alejarnos y/o rechazar la estimulación que se produce, o acercarnos hacia esa estimulación. Pero no siempre es posible: a veces por impedimento físico, a veces por impedimento social. En este caso, ante la imposibilidad de dirigir nuestra conducta hacia lo que deseamos, se genera un estado de tensión, debido a los esfuerzos por controlar la propia conducta. Por ejemplo, si deseamos expresar nuestra disconformidad con nuestro superior, viviremos un estado incómodo de tensión debido a la necesidad de reprimir/controlar nuestras palabras. O pensemos en la situación de desear besar a esa persona de la que estamos enamorados (y que no sabe nada o no nos corresponde). En este caso también se genera un estado de malestar debido a la contención que debemos realizar para no abalanzarnos sobre la persona deseada.


Esa tensión es desagradable, y nuestro organismo busca rutas para eliminar ese estado de malestar. El concepto de Conducta de Desplazamiento, proveniente de la Etología, nos sirve para señalar los comportamientos que se realizan para descargar dicha tensión, producto de la represión. Estos comportamientos han sido observados en primates, en situaciones en la que el individuo debe reprimir su comportamiento como, por ejemplo, durante aceptación y sumisión después de un conflicto. En dicho contexto social, el animal  rasca o acaricia una parte del cuerpo, desplazando lo que haría (no someterse, rebelarse) hacia un comportamiento aceptado (rascarse).

De este  modo, cuando jugamos con el bolígrafo, cuando limpiamos la mota de polvo inexistente en nuestra manga, cuando nos rascamos la oreja, o simplemente nos ajustamos la corbata, estamos realizando comportamientos de desplazamientos, conocidos también como gestos adaptadores.

En el siguiente montaje, a partir del vídeo https://www.youtube.com/watch?v=j7rggV1rdb4, se muestra una secuencia de estas Conductas de Desplazamiento, realizadas por el jugador Sergio Ramos durante la rueda de prensa en la que se trató, entre otras cosas, el tema de la destitución de Julen Lopetegui como seleccionador nacional.

Además de rascarse, acariciarse y  repicar con los dedos, se observa un alejamiento sutil, que es realmente lo que Sergio Ramos hubiese deseado tras la pregunta, pero como no puede huir de la situación, tras el primer alejamiento, lo que le queda es desplazar la tensión mediante esas conductas de desplazamiento.





BIBLIOGRAFÍA:

Ekman, P., & Friesen, W. V. (1974). Nonverbal behavior and psychopathology. The psychology of depression: Contemporary theory and research, 3-31.


Maestripieri, D., Schino, G., Aureli, F., & Troisi, A. (1992). A modest proposal: displacement activities as an indicator of emotions in primates. Animal Behaviour44(5), 967-979.

Pecora, G., Addessi, E., Schino, G., & Bellagamba, F. (2014). Do displacement activities help preschool children to inhibit a forbidden action?.Journal of experimental child psychology, 126, 80-90.

Schino, G., Scucchi, S., Maestripieri, D., & Turillazzi, P. G. (1988). Allogrooming as a tension‐reduction mechanism: a behavioral approach. American Journal of Primatology16(1), 43-50.



Francisco Campos Maya