miércoles, 2 de marzo de 2016

DEBATE DE INVESTIDURA: PRIMERA JORNADA

A continuación quedan expuestos varios momentos de la primera jornada del Debate de Investidura de Pedro Sánchez. Las imágenes han sido extraídas de http://www.rtve.es/alacarta/videos/especiales-informativos/especial-investidura-1-010316-1600-169/3506531/. Como la duración de la intervención de Pedro Sánchez es bastante larga, me he centrado en los momentos iniciales y, quizás, más indicativos de su estado emocional. Si alguna codificación no se entiende, os remito a que reviséis los artículos del apartado de Expresión Facial, situando el cursor en Canales de Comunicación, ubicado en el menú.



En esta primera imagen, se observa a Pedro Sánchez bebiendo agua. Se interpreta aquí como una estrategia para situarse, ganando tiempo para tomar posición, así como una manera de calmar la posible sequedad de la boca producida por la tensión del momento, teniendo en cuenta que todavía no ha empezado a hablar.




En esta imagen se aprecia la emoción de tristeza. Es una expresión sutil configurada por un remarque del pliegue nasolabial (au11), bajada de las comisuras labiales (au15) y párpados ligeramente cerrados (au43). Dicha expresión ocurre en el momento señalado por el círculo de color verde.
Para una revisión de las unidades de acción facial, podéis ir a los esquemas de UNIDADES DE ACCIÓN FACIAL SUPERIORES, INFERIORES 1 Y 2  de este mismo blog. Basta con  PINCHAR AQUÍ.

























Aquí vemos un momento de los diputados del Partido Popular durante la intervención de Sánchez. Los autoadaptadores tienen que ver con el malestar. La falta de contacto ocular hacia el interlocutor, falta de interés o un comportamiento de evitación.





Otra expresión sutil. Esta vez de disgusto. Se puede inferir que la idea de no llegar a un acuerdo le produce una emoción negativa.




Seguimos con expresión de disgusto. A sabiendas de la oposición a la investidura, por parte de las otras fuerzas políticas, es conocida desde hace días, dicha expresión se entiende congruente con la situación a la que se enfrenta Pedro Sánchez.




 Aquí, mientras el grupo socialista aplaude la intervención de Sánchez, éste realiza el gesto de sacar la lengua. Gesto asociado al rechazo de la interacción, es decir, que no desea seguir siendo molestado, ya sea por desagrado o por necesidad de concentración. Si se visualiza el vídeo, Pedro no ha acabado de coser la fragmento comunicativo cuando recibe la ovación. Esto puede ser un problema a la hora de retomar el discurso. Por ello este gesto tiene sentido. También es un gesto cuya función física es la de mojar los labios. Ya sea después de haber estado hablando mucho o por tensión, la boca y los labios pueden secarse.





Aparece una vez más la tristeza en el candidato. Está hablando del acuerdo y del trabajo realizado. Durante todo el discurso aparecen bastantes expresiones de tristeza, provocando que el conjunto de la intervención tenga un tono general triste. En este caso, la tristeza va asociada a ver la imposibilidad de lograr lo que se ha propuesto. En otras palabras, frustración.




Pedro sigue hablando sobre el acuerdo y lo que ha supuesto en cuanto a esfuerzo. Se observan dos expresiones, mantenidas y claramente visibles, de desprecio por parte de dos componentes del Partido Popular.  Respecto a la configuración expresiva del Desprecio PINCHA AQUÍ.
Por otra parte, la emoción de desprecio hay que entenderla como aquella experiencia subjetiva de que la situación o rendimiento de uno mismo (ya sea moral, de capacidad, de éxito, de experiencia, etc.) está por encima de los demás, o que el del resto está por debajo del de uno mismo.





 En este momento, dirigiendo su mirada a la bancada del Partido Popular, Pedro Sánchez expresa, de manera sutil, emoción de ira.





Después de la verbalización de Pedro Sánchez, los diputados del PSOE aplauden. En ese momento, Sánchez levanta la cabeza y en su cara aparece otra vez la tristeza.


























Tras el comentario de Sánchez, cuyo contenido lleva cierto grado de agresividad, Mariano Rajoy sonríe y hace burla del tema con diputados del Partido Popular. Seguidamente sitúa la mirada fija en Pedro Sánchez (que tiene que ver con la ira) y levanta el labio izquierdo. La emoción es el Asco, aunque algunos autores lo categoricen como Desprecio, pues lo que se experimenta es desagrado, no superioridad.



¿Cuáles son las conclusiones a las que podemos llegar?
Parece que todo indica que la persona que está presentando la propuesta es consciente de que no va a salir adelante. Evidentemente, con la información que durante los últimos días se ha ido conociendo, todo lo que se ha observado es congruente y era esperable.



Francisco Campos Maya